No descansan nuestras chicas: si no es una polla, es un coño y si no pensando cuál será la siguiente travesura sexual. En este caso María y Ayesa se están preparando para empezar la fiesta y no dudan en darse una ducha calentita, pasarse la cuchilla para quitarse esos pelitos que les molestan y darse su primer revolcón entre chicas.

Rollo bollo en la ducha y pidiendo pollas
Tags:                      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.