Hace tiempo vimos a Kristina y a Rebeca chupando como si les fuera la vida en ello y nos quedamos con las ganas de verlas follando, disputándose una polla no solo para metérsela en la boca sino también para montarse encima de ella, follársela hasta que la otra quisiera su ración de pinga, aprovechando cada segundo, cada penetración antes de que se acabara su turno y la otra zorra reclamase su turno, su polla, su dosis de placer.

Rebeca y Kristina: El trío perfecto
Tags:                              

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.