Alberto desea lo que no tiene. Sueña con follarse a Kesha cuando tiene a su lado, noche tras noche, a la hermana de esta, Sheila, que es igual de exuberante, caliente y pasional que Kesha. Su deseo se ha convertido en obsesión y noche tras noche sueña con ella tras pasarse todo el día viendo sus escenas en Cumlouder. Sus sueños son tan intensos que incluso termina corriéndose lo que acaba por indignar a la insatisfecha Sheila.

La hermana de sus sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.