El servicio de habitaciones llega justo a tiempo para alegrarle el día al cliente, un hombre de negocios que viaja demasiado y se siente muy solo en la ciudad. La camarera es guapa y pícara, guerrera pero servicial. Él necesita compañía y a ella no le viene mal un poco de dinero extra. Además se está poniendo cachonda… ¡Todos ganan!

 

Guerrera pero servicial
Tags:                      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.