Esta claro que el poder lo tienen ellas. Cuando a una mujer le apetece un poco de rabo en su dieta mediterránea sabe que lo va a conseguir, igual le cuesta un poco y tiene que usar alguna estratagema típica como la de la mujer desvalida, pero sabe que más tarde o más temprano va a tener una polla entrando en su chorreante coño.

El cortacésped
Tags:                  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.