Era de esperar que Aysha no iba a dormir sola después de una noche de fiesta, lo que no se imaginaba era que cuando se despertara su dinero para el alquiler habría desaparecido. Como consecuencia de todo esto tiene que dejarle claro a Rob Diesel que merece la pena tenerla como inquilina…

A falta de pasta, buenas son tetas
Tags:                  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.