Jade es la reina y aunque sus dominios están en ruinas a ella no le importa. Camina orgullosa y seductora por los vestigios de su palacio como si quisiera excitar a sus nobles súbditos. Se sienta en su trono y allí, espera que aparezca su particular amante. Un juglar sexual cuyo único cometido es darle placer a la reina Jade.

El Trono de Jade
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone
Tags:                          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.